Escuchar Chernóbil

26 de abril de 1986 ¿Qué pasó en Chernóbil? Sobre el accidente, lo que se ocultó y lo que se explicó se ha contado mucho. De hecho, en los últimos años incluso se ha empezado a popularizar como destino turístico y la serie de HBO, inspirada precisamente en el libro del que os hablaremos en este post, ha incrementado aún más su fama.

Pero ¿cómo lo vivieron los habitantes de Prípiat y de toda la región 10 años después? ¿Y 20? ¿O 30? ¿Qué pasó con las aldeas evacuadas? A estas preguntas busca respuesta la premio Nobel de literatura Svetlana Alexiévich que durante años realizó decenas ¿cientos? de entrevistas a supervivientes, soldados, liquidadores, científicos… o incluso refugiados a los que la radiación les pareció mejor que las guerras de las que huían. La autora da voz a todas las personas a las que de un modo u otro el accidente de Chernóbil cambió sus vidas.

Con los relatos en forma de monólogos de cada uno de los testigos, Alexiévich construye una voz plural que permite al lector empatizar con el sufrimiento, con la ignorancia, con las ganas de vivir, o de morir, de los personajes. Hay relatos traumáticos – de quien perdió un marido o parió un hijo sin ninguna esperanza de vida – pero también los hay de solidaridad, como el del fundador de la Fundación para los niños de Chernóbil, quien buscaba poder dar un tratamiento médico a los niños afectados por la radiación pero también visibilizar las consecuencias de la catástrofe al resto del mundo.

El Chernóbil que no se contó 

El libro habla también de todo lo que no se contó, especialmente a los habitantes de la zona, sobre Chernóbil. El mismo Gorbachov – quien era secretario general del Comité Central Partido Comunista de la Unión Soviética en el momento del accidente – dijo que se trataba de un simple incendio y que todo estaba bajo control, según recuerda uno de los testigos del libro.

Así, muchas de las voces de Chernóbil que recoge Alexiévich cuentan como bomberos, soldados, transportistas, incluso maestros o cualquier persona con fuerza para trabajar eran enviados a la zona del accidente sin apenas protección. Y muchos aceptaban, por un sentido de heroísmo o de lealtad al estado, a la patria, comparable al de un soldado en una guerra. Esta es la comparación que hacen muchos de los testigos.

Y precisamente por esa falta de información en los primeros momentos del accidente pero también años, décadas, después, los testigos son  conscientes de la importancia del trabajo que realiza la autora. Uno de ellos dice: «Nosotros somos los testigos. Pero pronto moriremos.» Con esta obra, sus voces se salvan. 

Aunque no todos estan convencidos de qué servirá esta labor. «Nadie va a leer un libro así«, lamenta otro. Pero la verdad es que es una lectura imprescindible y de hecho ha sido traducido a más de veinte idiomas. Las voces en primera persona, a veces erràticas, a veces duras, otras llenas de lamento o de rencor, atrapan al lector mientras tejen un lienzo de la realidad de Chernóbil, con toda la humanidad pero también toda la crudeza de quienes han vivido una de las peores catástrofes de Europa del siglo XX. 

Porada del libro "Voces de Chernóbil" de Svetlana Alexiévich

«Voces de Chernóbil» de Svetlana Alexiévich

Editada por Debolsillo en 2015

Publicado en Bielorrussia, Destinos, Libros y etiquetado .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *