Ruta circular por la comarca del Alt Urgell

Hoy os traemos una ruta a pie apta para todos los públicos. Se trata de una excursión de media montaña que los que estén más en forma podran recorrer en sólo una mañana y los que quieran tomárselo con más calma podran disfrutar tranquilamente en un día. Nosotros la hicimos con mucha tranquilidad en una salida que organizamos con Centre Excursionista de Catalunya. Salimos sobre las 10 de la mañana y llegamos al punto de inicio sobre las 5 de la tarde.

La ruta recorre algunas zonas boscosas y otras de vegetación baja con algun prado que nos permite hacernos una idea visual del recorrido que hemos hecho. En nuestra ruta pasaremos por tres pueblos de la comarca catalana del Alt Urgell: uno habitado, Castellbò; otro deshabitado, Sendes; y otro en vías de repoblación, Solanell. La idea la sacamos de la web de la comarca del Alt Urgell.

Castellbò – Solanell – Senedes – Castellbò

Ficha

mapa

Dificultad: Fácil
Desnivel: +/-624 m
Distancia: 14 km

Descargar track desde wikiloc

La ruta

Empezamos a caminar en el pueblo de Castellbò, donde llegamos en coche desde la Seu d’Urgell, a unos 13 km. Dejamos el coche en la entrada del pueblo, junto al campo de futbol, y empezamos siguiendo la carretera. Enseguida encontramos un camino a nuestra derecha que entra en una zona de bosque y va recorriendo, mayoritariamente, en paralelo a una pista que pasa un poco por debajo nuestro. Hay que decir que aunque la ruta está señalizada con marcas amarillas en los troncos de los árboles o en alguna piedra, en muchos tramos el camino no está muy trazado: las hierbas son altas y parece que no haya pasado nadie en mucho tiempo. El camino recorre en una subida constante pero suave hasta llegar al primer pueblo: Solanell.

camino a Solanell

Solanell, un pueblo en reconstrucción

El último tramo hasta llegar a este primer pueblo lo recorremos por una pista, pero es un tramo pequeño. Solanell es un pueblo que había llegado a tener casi 200 habitantes però en los años 70 quedó abandonado. Esto cambió en 2012, cuando se puso en marcha el proyecto Reviure Solanell (Revivir Solanell). Desde entonces hay cuatro personas viviendo en el pueblo y vuelve a haber electricidad.

Cuando llegamos al pueblo nos dejamos guiar por el cartel de madera donde había escrito «bar». Estábamos muertos de sed y de calor y cualquier cosa que sonara a refrescante nos servía. La desilusión llegó cuando encontramos un grupo de personas que nos explicaron que el bar lo estaban montando però todavía no estaba abierto. Sólo podían ofrecernos agua del grifo y la aceptamos muy agradecidos. Resultó que no era solo un bar sino el refugio Gall Negre.

Foto de grupo en la plaza de Solanell

Mientras aprovechábamos la sombra para descansar un poco y las vistas de la plaza del pueblo para tomar alguna foto, conocimos a otro de los habitantes del pueblo. Nos contó que en la misma plaza estaban montando otro albergue – El cabirol – que esperaban abrir pronto. Nos invitó a entrar y a ver las instalaciones que estaban acabando de poner en marcha. A nosotros ya nos dió por empezar a pensar en una próxima ruta que nos permitiera alojarnos en cualquiera de estos dos refugios. Aunque los dos nos parecieron muy acogedores, no deja de llamar al atención que seguramente Solanell sea el pueblo de España con más plazas de refugio por habitante.

Sendes, un pueblo abandonado

Casas abandonadas en Sendes

Nuestra ruta sigue por zonas boscosas alternadas con areas de matorrales. No tardamos mucho en llegar a otro pueblo que no tuvo tanta suerte como el primero: sigue abandonado. También quedó deshabitado en los años 70 y actualmente la mayoría de las casas estan en ruinas. Cruzamos el pueblo en búsqueda de un lugar donde parar a comer pero en vista del estado de abandono en que se encontraba todo decidimos seguir un poco más para buscar un sitio mejor.

A partir de este punto el camino desciende poco a poco. Muy cerca del pueblo cruzamos un pequeño río y allí encontramos una sombra tranquila donde pararnos a comer. Después de cruzar el río el paisaje empieza a cambiar y las zonas de bosque y de matorrales se alternan también con algunos prados ideales para sacar unas fotos muy chulas como esta!

Castellbò y el último cátaro

Acabamos nuestra ruta en el mismo punto donde hemos empezado: el pueblo de Castellbò. Sin duda es el mayor de los tres pueblos y aprovechamos – aquí sí – para tomar algo refrescante en un bar y remojarnos los pies en el río.

Además de ser el pueblo más grande también llama nuestra atención un panel informativo donde se cuenta que este pueblo tiene un pasado relacionado con los cátaros: aquí fue encarcelado el último cátaro en su huída hacia Francia. De hecho, aquí termina la cuarta etapa del Camino del último cátaro, una variante de la Ruta los cátaros, una ruta por etapas que recorre los caminos que siguieron los cátaros para huir hacia Francia – y que hace tiempo que tenemos ganas de hacer.

Vista del pueblo de Castellbò

Publicado en A pie, Cataluña, Destinos, Rutas y etiquetado , , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *