La Maternidad de Elna, un viaje a la solidaridad

La visita a la Maternidad de Elna fue un viaje emocional y venía precedida de una lectura también muy emotiva: La Maternidad de Elna, de la historiadora Assumpta Montellà (2005).  Para quien no lo conozca la maternidad de Elna fue un «isla de paz» – como lo llama la que fue su directora durante todo el tiempo que estuvo abierta- donde cientos de mujeres, muchas de ellas refugiadas españolas, pudieron dar a luz a sus bebés con garantías de bienestar para ellas y para los pequeños

Maternidad de Elna - Libro

Quien hizo posible esta isla fue una joven suiza, Elisabeth Eidenbenz, que decidió dedicar su tiempo libre a ayudar a las víctimas más vulnerables de las guerras: los niños. No lo hizo sola, contó con el apoyo logístico y económico de Servicio Civil Internacional y de otras organizaciones suizas que ya durante la Guerra Civil Española habían estado aportando ayuda humanitaria. 

Un poco de historia

Durante los últimos meses de la Guerra Civil Española y sobretodo después de la victoria de las tropas franquistas, fueron cientos de miles los españoles que decidieron cruzar la forntera y buscar refugio en Francia – los primeros días de febrero de 1939, se calcula que fueron más de 450 000. Ellos cruzaron fronteras en busca de una vida libre.

A los exiliados, que buscaban la libertad a contracorriente, solo les quedaba la esperanza de cruzar la línea para encontrar la igualdad entre hombres y mujeres, y poder escoger su destino en una sociedad justa, fraternal y solidaria.

Assumpta Montellà (2005) La maternitat d’Elna. Badalona: Ara Llibres

Y aunque lo que encontrarían más allá de esa línea seguramente sería algo mejor que la guerra y la represión, la acogida que tuvieron en el país vecino no fue muy alentadora: muchos se vieron encerrados en contra de su voluntad en los campos de concentración que se improvisaron en las playas del sur del país: Argelès, Saint-Cyprien y Barcarés.

La Maternidad de Elna

Los testigos recogidos por Montellà cuentan como durante los primeros meses del exilio solo tenían algunas mantas con las que intentaban improvisar tiendas de campaña para protegerse del invierno gélido. Podéis imaginar que en febrero y en la playa las condiciones de frío, hambre e higiene eran durísimas. ¿Cómo podía sobrevivir en estas condiciones un recién nacido? ¿O una mujer que acababa de dar a luz? Muchas no lo hacían. De hecho, segun recoge la historiadora el indice de mortalidad entre los niños era del 95% en los campos del sur de Francia.

La Maternidad de Elna - Sala de partos
La Maternidad de Elna – Sala de partos

Viendo esta situación, Elisabeth Eidenbenz, que hablaba castellano y ya había participado en acciones de ayuda humanitaria a los niños durante la Guerra Civil Española, decidió buscar la manera de proteger a los recién nacidos y a sus madres. Descubrió que en las afueras de la localidad de
Elna, cercana a los campos de refugiados, había una casa señorial abandonada. Eidenbenz mobilizó todos los recursos que tenía a su alcance para poder usar ese espacio, reformarlo y convertirlo en una maternidad donde las mujeres embarazadas pudieran dar a luz y cuidar de sus bebés en unas condiciones mucho más confortables que en los campos de refugiados improvisados en las playas. Con este gesto pudo salvar la vida a 597 niños y niñas que nacieron en la maternidad.

La visita hoy en día

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial la Maternidad empezó a acoger madres judías y en algunas ocasiones a esconderlas para evitar que fueran desplazadas a los campos de exterminio. La ocupación alemana del sur de Francia acabó comportando el cierre de la Maternidad en 1944. Desde entonces y hasta los años 90 el edificio volvió a quedar abandonado y no fue hasta el año 2004 que el ayuntamiento de Elna decidió adquirirlo y recuperarlo como un espacio de memoria.

Hoy en día el edificio ha sido reformado y se ha convertido en un museo que aunque no cuenta con grandes piezas de exposición es interesante recorrer. El visitante puede pasearse por las diferentes estancias de la Maternidad y conocer a qué se dedicaba cada habitación. La visita también incluye un audiovisual donde la misma Elisabeth Eidenbenz cuenta su experiencia en la Maternidad. 

La Maternidad de Elna
La Maternidad de Elna

Una historia rescatada del olvido

La historia de la Maternidad de Elna había quedado en el olvido durante muchos años. De hecho, la autora del libro cuenta como al principio le fue difícil empezar a tirar del hilo y que fue gracias a una notícia que apareció en algunos periódicos locales que consiguió los datos suficientes para empezar a reconstruir qué había sido la Maternidad de Elna.

El libro de Assumpta servirá para que todo el trabajo hecho enla Maternidad de Elna se pueda consultar, investigar, estudiar… en definitiva, para conocer una etapa historica y social de la gente de su país.

En mi caso, revivir aquellos años ha servido para darme cuenta que la Maternidad fue el trabajo más importante de mi vida.

Elisabeth Eidenbenz, junio de 2005 (recogido en Assumpta Montellà (2005) La maternitat d’Elna. Badalona: Ara Llibres )

El libro de Assumpta Montellà fue un descubrimiento para muchos españoles que desconocían la existencia de este pequeño oasis para las madres refugiadas y sus recién nacidos. En la ciudad de Barcelona, incluso se optó por cambiar el nombre de la calle de la Maternitat por el de calle de Elisabeth Eidenbenz. Si queréis visitarla esta justo al lado del estadio de futbol del Barça, el Camp Nou. Además, escribiendo este post nosotros también hemos descubierto que después del libro se han hecho varias películas y documentales  sobre  la  historia  de  la  Maternidad  de Elna. Todavía no hemos tenido ocasión de verlos pero sin duda los buscaremos para seguir revisitando este lugar que no puede más que emanar solidaridad.

Publicado en Destinos, Francia, Libros y etiquetado , , .

0 Comentarios

  1. Pingback: Refugiados Españoles en Francia – Viajes con Kapuscinski

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *