La mano de Fátima: viaje a la Andalucía morisca

Juviles. En este pequeño pueblo de la Alpujarra granadina del que no había oído nunca hablar empieza La mano de Fátima. El libro de Ildefonso Falcones está ambientado en la Andalucía de finales del siglo XVI y principios del XVII. En él nos cuenta, a través de las aventuras de un joven alpujarrense, la expulsión de los moriscos del reino de Castilla.

Tenía grandes espectativas en Ildefonso Falcones, que ya nos había redescubierto la iglesia de Santa María del Mar, en Barcelona, con su primera novela La Catedral del mar. Y la verdad es que La mano de Fátima no defrauda.

Historia de vida, historia de una comunidad

A través de las aventuras de su protagonista, a veces llamado Hernando a veces Ibn Hamid, Falcones nos sumerge en la sociedad de la época, desde las clases más bajas a las más pudientes. El viaje no es solo por la geografía andaluza sino también por la historia de la comunidad morisca.

La adolescencia y juventud del protagonista llevan al lector a conocer la Alpujarra en un período de conflicto, la Guerra de las Alpujarras. A finales del siglo XVI la comunidad morisca pretendió recuperar por la fuerza los derechos que, poco a poco, les habían ido negando desde la capitulación del reino nazarí de Granada.

Su etapa adulta, llena también de aventuras y giros de guión, la vive en Córodova con frecuentes viajes a Granada. A través de su testimonio, el autor revive los esfuerzos de la comunidad morisca en la clandestinidad -formalemnte todos habían sido convertidos al cristianismo – por mantener su historia y sus tradiciones y por conseguir la convivencia de las comunidades morisca y cristiana.

Del libro al viaje

«No pudimos evitar pararnos en Juviles, donde empieza la historia y donde ocurre una de las mayores matanzas de moriscos durante la Guerra de las Alpujarras»

Nuestro viaje real por la Alpujarra y Granada transcurrió en paralelo a la lectura de La mano de Fátima y lo dotó de una perspectiva histórica que lo enriqueció. Así, no pudimos evitar pararnos en Juviles, donde empieza la historia y donde ocurre una de las mayores matanzas de moriscos durante la Guerra de las Alpujarras. Tampoco pudimos evitar visitar Válor, donde en la entrada del pueblo se encargan de hacer saber al visitante que esa fue la patria de Ibn Humeya. En Válor, transcurren también algunas de las escenas del libro.

La mano de Fátima es sin duda una lectura ágil y entretenida, llena de aventuras, que además permite al lector conocer la historia de la expulsión de 300.000 moriscos españoles y dotar de una dimensión histórica el viaje por las tierras andaluzas.

Publicado en Andalucía, Destinos, España, Libros y etiquetado .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *