Grecia continental

Grecia no sea seguramente el primer lugar que te viene a la cabeza cuando te planteas hacer un viaje de una semana en enero. O por lo menos no fue el primero que nos vino a nosotros porqué asociábamos Grecia a un destino de islas, playas bonitas y pueblos de pescadores. Y lo es, pero también tiene un interior espectacular por descubrir.

Buscábamos un destino que en invierno no fuera excesivamente frío y que visitarlo en esta época supusiera ahorrarnos lidiar con el calor asfixiante de la canícula veraniega y las manadas de turistas que abarrotan los sitios más turísticos en temporada alta. La respuesta,que encontramos sin recurrir a ningún oráculo, fue la Grecia continental.

Además, viajando en enero no sólo nos ahorramos dinero en los vuelos y los alojamientos, sino que la mayoría de monumentos y museos que visitamos también tenían la entrada a mitad de precio o gratis, con al entrada reducida que ofrecen a determinados colectivos, entre los cuales a los periodistas (siempre que lo puedan acreditar con un carnet de prensa).

Una ruta de siete días

Vista de la Acrópolis, en Atenas

Atenas, una introducción

En la capital griega estuvimos un día y medio. Realmente es poco tiempo para explorar a fondo esta ciudad pero Queralt ya había estado y preferimos visitar otras zona un poco más alejadas.

Aún así, nos dió tiempo de visitar algunos de los monumentos y lugares más destacados de la ciudad. Vistiamos el Acrópolis y el Ágora de Atenas, donde intentamos hacernos una idea de como debía ser la capital del país helénico en la época de su máxima espendor.

También tuvimos tiempo para pasear por los céntricos barrios de Plaka y Monastiraki, ir de paso a la plaza Sintagma y explorar Exarcheia de la mano de una amiga ateniense que nos habló sobre los movimientos sociales y anarquistas que se gestan en este barrio.

Con esta guía de lujo también pudimos profundizar sobre algunos aspectos de la sociedad y la cultura griegas, como el ritual del café, que más allá de una bebida representa poder pasar un buen rato charlando con quien te acompañe, o la inquetud por ser un gran amfitrion cuando se reciben visitas.

Estos son los precios y los horarios de visita de las visitas que hicimos en Atenas. Encontramos información más detallada en esta web.

invierno (de noviembre a marzo) verano (de abril a ocutbre)
Acrópolis8 h – 17 h
Completa: 10 €
Reducida: gratis
8 h – 17 h
Completa: 20 €
Reducida: 10 €
Ágora de Atenas 8 h – 15 h
Completa: 4 €
Reducida: gratis
8 h – 15 h
Completa: 8 €
Reducida: 4 €
Los dos monumentos estan incluidos en la entrada combinada que cuesta 30 € o 15 € con la entrada reducida.

El viaje hacia el norte: Delfos y Meteora

Nuestro viaje siguió hacia el norte de Atenas con una primera parada en Delfos, donde se conservan las runas del templo de Apolo donde estaba el oráculo que lleva el nombre del lugar.

Delfos

Templo de Apolo en Delfos

El enclave es immejorable y las vistas un espectáculo. Quedan en pie pocos elementos del conjunto de templos, construcciones y monumentos que componian el lugar pero en nuestra visita intentamos hacer un esfuerzo de imaginación para vernos envueltos de grandes esculturas, edificios suntuosos o figuras mitologicas a punto de alzar el vuelo desde lo alto de altas columnas.

Con la misma entrada también se puede visitar el templo de Atenea Pronaia, que se encuentra a unos 300 metros de la entrada del recinto principal y que, por suerte cierra un poco más tarde, a las 16.30.

En este momento del viaje ya nos dimos cuenta que para poder aprovechar bien el día y los restringidos horarios de visita teníamos que cambiar de estrategia. Optamos por tomar desayunos contundentes, un tentempié rápido al mediodía y una cena digna en algun restaurante y ya con más tranquilidad.

Así pues, con esta decisión tomada, seguimos hasta Meteora, pues todavía nos quedaban unos cuantos quilómetros por delante – más de tres horas de coche. Llegamos de noche a los pies de las grandes rocas caídas del cielo pero aún así pudimos empezar a hacernos una idea de la magnitud de las montañas de Meteora.

Estos son los horarios y los precios de la visita en Delfos.

invierno (de noviembre a marzo) verano (de abril a ocutbre)
Oráculo de Delfos8 h – 15.30 h
Completa: 6 €
Reducida: gratis
8 h – 15.30 h
Completa: 12 €
Reducida: 6 €

Meteora

Puesta de sol en Meteora

Dedicamos el día y medio siguientes a recorrer algunos caminos de senderismo de la zona y visitar ermitas, cuevas y monasterios. Aunque es una zona bastante turística en invierno está todo muy tranquilo. El inconveniente es que los monasterios tienen unos horarios mucho más restringidos y también muchos bares y restaurantes escogen estas fechas para hacer sus vacaciones. Aún así, nos las apañamos bastante bien.

Cuadrar los horarios para visitar todos los monasterios es un reto, especialmente en invierno – nosotros no lo conseguimos. Os dejamos a continuacioón los horarios de invierno y de verano de los monasterios de Meteora que pueden visitarse para que lo podáis intentar vosotros:

invierno (de noviembre a marzo) verano (de abril a ocutbre)
Megalo Meteoro
(Gran Meteoro)
9 h – 14 h
Cierra los martes, miércoles y jueves
9 h – 15 h
Cierra los martes
Varlaam9 h – 15 h
Cierra los jueves y viernes
9 h – 14 h
Cierra los viernes
Agios Nikolaos
(San Nicolás)
9 h -16 h
Cierra los viernes
9 h – 16 h
Cierra los viernes
Roussanou
(Santa Bárbara)
9 h – 14 h
Cierra los miércoles
9 h – 17 h
Cierra los miércoles
Agias Trias
(Santísima Trinidad)
10 h – 16 h
Cierra los miércoles y jueves
9 h -17 h
Cierra los jueves
Agios Stefanos
(Santo Estéfano)
9:30 h – 13h
15 h -17 h
Cierra los lunes
9h – 13:20 h
15:30 h – 17:30 h
Domingo abre a las 09:30 h Cierra los lunes

De vuelta al sur: catar el Peloponeso

De vuelta al sur y poco antes de llegar al puente de Patras que nos permitiría entrar en la península del Peloponeso – previo peaje de 13 euros – tuvimos la grata sorpresa de descubrir Lepanto (Naupacto en griego). Llegamos que ya estaba a punto de anochecer y pudimos gozar del puerto veneciano de la ciudad teñido de los tonos anaranjados de la puesta de sol. La verdad que fue un espectaculo que nos resgaló el día y que recomendamos.

Lepanto

Corinto, Micenas i Nauplia

Ya había oscurecido cuando cruzamos el puente de Patras y nos paramos a dormir a un pueblo a pocos quilòmetros de Corinto para, al día siguiente, poder empezar decubriendo las runas de esta antigua ciudad helénica.

Del Peloponeso somos conscientes que nos saltamos enclaves imprescindibles – como Olímpia, por ejemplo – y otros que quizás no són tan famosos pero que nos habían recomendado, como Vytina, un pueblo de montaña que por lo visto tiene mucho encanto. Pero nuestro objetivo no era hacer quilòmetros sino poder disfrutar de los sitios donde parábamos. Así que como días no teníamos más, decidimos entretenernos en visitar a fondo los lugares por donde pasábamos.

Antigua Corinto

En este sentido en Corinto visitamos no solo la antigua ciudad sino tambien el monte donde había estado el acrópolis, llamado acrocorinto. Aunque cabe decir que del acrópolis poco queda ya y lo que mejor se conserva es la triple muralla medieval. Los más de 500 metros de altura donde se situa esta fortificación permiten tener unas vistas increíbles de todo el alrededor de Corinto, incluso de la ciudad moderna.

Ese mismo día todavía nos dió tiempo de visitar Micenas, un enclave mucho más antiguo que el resto de sitios de interés arqueológico que hemos visitado en este viaje y donde reinó Agamenón, quien, según cuenta la Ilíada de Homero, logró conquistar Troya.

Antes de regresar hacia Ática seguimos un poco más hacia el sur y paramos en Nauplia. Llegamos a la ciudad sin tener reservado ningún hotel donde pasar la noche. Esta fue la excusa ideal para callejear por el centro de la ciudad y disfrutar de su encanto. Finalmente nos quedamos en un hotelillo muy céntrico donde fuimos los únicos huéspedes -recordad que viajamos en enero – y nos trataron de lujo.

Epidauro i el cabo Súnion

En nuestro último día de viaje y ya acercándonos hacia el aeropuerto de Atenas visitamos Epidauro, donde hay el teatro mejor conservado de la antigua Grecia. Pero además del teatro nos encantó descubrir que aquel lugar había funcionado como un centro de curación, ya fuera por intervención milagrosa de los dioses o porqué se empezaban a descubrir – a base de prueba y error – algunos de los principios de la medicina contemporánea.

Nos soprendió igual o más que todo esto que la mayoría de viajeros no pasaban del museo y del teatro y que en cambio las runas de los antiguos templos donde se hacían las ofrendas a Asklepios para pedir una pronta curación, las del hospital donde reposaban los huéspedes/pacientes o las del espacio donde se practicaban la curaciones estaban desiertas.

La última parada, que nos permitiría dejar Grecia con una postal inolvidable en la retina la hicimos en el cabo Súnion, donde se encuentra el templo de Poseidón, ya bastante cerca de Atenas.

A parte del templo, se pueden visitar los vestigios de los asentamientos que hubo a su alrededor pero sin duda las 15 columnas en pie del antiguo edificio en honor al dios del mar son la joya de la corona de este lugar.

Una vez más, gozamos de una magnífica puesta de sol. Para verla, en un primer momento nos ubicamos al lado del mismo templo y hacia la mitad mas o menos nos desplazamos hacia otra zona cercana, aunque ya fuera del recinto arqueológico, que nos permitía tener vistas de la puesta de sol y del templo al mismo tiempo.

Estos son los horarios y el precio de las entradas a los diferentes sitios que visitamos en el Peloponeso. Encontramos información más detallada en esta web.

invierno (de noviembre a marzo) verano (de abril a ocutbre)
Corinto
8.30 h – 15.30 h
Completa: 4 €
Reducida: gratis
8 h – 19 h
Completa: 8 €
Reducida: 4 €
Acrocorinto 8.30 h – 16
Entrada libre
8.30 h – 16
Entrada libre
Micenas8 – 15 h
Completa: 6 €
Reducida: gratis
8-19 h
Completa: 12 €
Reducida: 6 €
Epidauro8 h – 17 h
Completa: 6 €
Reducida: gratis
8 h – 19 h
Completa: 12 €
Reducida: 6 €
Templo de Poseidón9.30 h – puesta de sol
Completa: 2 €
Reducida: gratis
8 h – puesta de sol
Completa: 2 €
Reducida: 4 €

Dormir i comer en Grecia

En general hemos tenido muy buenas experiencias en los hoteles y restaurantes griegos y queremos haceros algunas recomendaciones pero pensamos que esto merece un post a aparte, así que… aquí lo tenéis!

dav

El viaje en cifras

Aunque para nosotros li importante de un viaje es la experiencia y el recuerdo que te llevas, siempre nos parececurioso tener algunos datos sobre lo que hemos recorrido.

En este sentido os diremos que hemos viajado durante siete días, hemos recorrido un poco más de 1.200 km en coche y casi 80 km andando. En total nos hemos gastado unos 540 euros por persona, incluyendo los billetes de avión.

Libros

Como siempre antes de empezar el viaje nos gusta buscar un poco qué se ha escrito sobre el país o si hay algun autor destacado que nos gusatría leer para conocer más a fondo nuestro destino. En esta ocasión preparamos el viaje con poca antelación y recurrimos a la librería Altaïr de Barcelona para buscar bibliografía.

La verdad és que había varias opciones muy dispares. Finalmente optamos por «Verano Griego: 4.000 Años de Grecia cotidiana» de Jacques Lacarrière. Un libro imprescindible para conocer otra cara más pausada y más rural del Grecia. Además, se nos ha quedado en el bolsillo la Ilíada, de Homero, que después de este viaje también tenemos muchas ganas de leer.

Publicado en Destinos, Grecia y etiquetado , .

Un comentario

  1. Pingback: Comer y dormir en Grecia – Viajes con Kapuscinski

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *