Cinco días en Fuerteventura

«¿Qué vais a hacer en Fuerteventura si es un desierto?» Nos decían antes de empezar nuestro viaje. Sí, es un desierto pero es precioso y nos enamoró por sus paisajes y por sus playas, ideal para descubrir en tres o cuatro días, pero si quieres visitar también la pequeña isla de Lobos, súmale uno más. Esto es lo que hicimos nosotros. Además, de nuevo contamos con guías de lujo en Fuerteventura, Pedro y Maica, que nos acogieron en su casa en Puerto del Rosario.

Para mi, era la primera vez que pisaba cualquiera de las islas Canarias. Para Marc en cambio, fue un viaje en el tiempo ya que él había vivido en Gran Canaria y en aquella época tuvo ocasión de recorrer todas las islas del archipiélago.

Día 1. Puerto del Rosario

La visita a la capital de Fuerteventura, Puerto del Rosario, nos permitió acercarnos a la histoira de esta isla. Aunque no deja de ser una ciudad pequeña merece la pena hacer una parada de almenos medio día y visitar también la casa donde vivió Miguel de Unamuno cuando estuvo desterrado unos meses durante la dictadura de Primo de Rivera.

Día 2. Decubrir el centro de Fuerteventura: Betancuria y Ajuy

En el segundo día de viaje nos dirigimos al oeste de la isla de Fuerteventura con parada en la zona central: a la antigua capital, Betancuria. Pasamos también por el mirador de Morro Veloso, donde hay un centro de interpretación, y por el mirador Corrales de Guize, donde estan las estatuas de Guise y Ayose, los «reyes» de los dos pueblos que había en la isla antes de la colonización europea. Siguiendo hacia el oeste de la isla llegamos hasta Ajuy, donde disfrutamos de la playa de arena negra y de unas cuevas espectaculares que se pueden visitar libremente.

Día 3. El extremo sur: Jandía y la playa de Cofete

El sur de Fuerteventura es una penúnsula ocupada pràctimante en su totalidad por el parque natural de Jandía. Se trata de un paisaje desértico y remoto donde hay pocas zonas urbanas, muchas cabras y playas quilométricas y con mucho viento. En el camino de vuelta hacia Puerto del Rosario visitamos la playa de Sotavento de Jandía, un paraíso para los amantes del windsurf.

Día 4. Recorriendo el norte: El Cotillo y Corralejo

De camino hacia el norte para visitar El Cotillo y Corralejo no pudimos resistirnos a hacer una pequeña parada para sacar unas fotos con unos molinos que habíamos visto ya el primer día de viaje. También visitamos el faro del Tostón. En esta etapa del viaje visitamos el Cotillo, un pueblo de pescadores que conserva mucho de su encanto, y las dunas de Corralejo, una parada imprescindible, especialmente al anochecer.

Día 5. Isla de lobos

Nuestro último día en Fuerteventura lo pasamos en la isla de Lobos, un pequeño islote al noreste de Fuerteventura. Es famoso por las calas fotogénicas que se encuentran muy cerca de El Puertito, donde te deja el barco que sale desde Corralejo. Pero para los amantes del senderismo también es una muy buena opción rodear la isla a pie y subir a su punto más alto. És una ruta fácil que se puede hacer en un día.

Bonus track: ¿Qué comer en Fuerteventura?

La gastronomía de Fuerteventura no es muy diferente a la del resto de las islas Canarias aunque sí que hay algunos platos o productos particulares. Las papas arrugas o la pata canaria quizás son algunos de los más conocidos pero la leche y la carne de cabra también ocupan un lugar principal en la gastronomía maxorera.

Publicado en Destinos, España, Fuerteventura, Islas Canarias y etiquetado , , .

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *