Un día en la isla de Lobos

Era nuestro último día en la isla de Fuerteventura y se podía decir que ya lo habíamos visto todo. Así que decidimos pasar el día en la isla de Lobos. Se trata de un pequeño islote que se encuentra al noreste de Fuerteventura, a unos dos quilómetros de la costa.

Marc haciendo una pausa en nuestra ruta por la isla de Lobos

Muchos deciden quedarse en la calas fotogénicas que se encuentran nada mas desembarcar en la isla de Lobos, o como mucho, caminar un poco hasta la playa de la Concha de Lobos o la de Caleta. Como el día no era espléndido y ya sabéis que nos gusta caminar, nosotros optamos por dar la vuelta a la isla a pie. Además de poder ver paisajes más salvajes pudimos estar solos la mayor parte del tiempo y huir de las aglomeraciones de la zona más turística de la isla.

Como llegar a la isla de Lobos

La mejor opción para llegar a la isla de Lobos es en barco desde el puerto de Corralejo. El billete cuesta 15 euros para los adultos (ida y vuelta) y tarda unos 15 minutos. Hay servicio todos los días pero atención si viajas fuera de temporada porqué se hacen menos viajes.

Si quieres puedes comprar tu billete con antelación para asegurarte que vas a tener sitio, especialmente ahora con la pandemia ya que los aforos en general son más reducidos. Pero si vas sin billetes no te preocupes: en el puerto de Corralejo hay varias casetas de venta de tiquets de diferentes empresas. Si paseas por la zona, van a venir a buscarte ofreciéndote sus servicios. También hay excursiones más completas que además del transporte hasta la isla te ofrecen otras actividades.

Nuestra ruta por la isla

Tocando en mar en nuestra ruta por la isla de Lobos

Nada más llegar al puerto de la isla de Lobos te encuentras con el centro de visitantes. Se trata de una pequeña caseta donde hay una zona de exposición que habla sobre las singularidades de la isla, su flora y su fauna. También hay un sevicio de información turística.

Después de una visita rápida a este espacio y viendo que era una zona bastante concurrida, optamos por ir en busca de más tranquilidad a recorrer la isla. Hay un sendero que da una vuelta circular a la isla y, tomando un desvío, te permite subir al punto más alto: el cono del antiguo volcán que formó la isla (en realidad, ya solo queda medio cono).

Hicimos el recorrido en sentido antiohorario. Dejamos atrás varias calas bastante concurridas para adentrarnos en una zona de lagunas -secas por lo menos en verano – donde vamos encontrando algunos carteles que nos hablan de la flora y la fauna de la isla de Lobos.

Faro de Punta Martiño, al norte de la isla de Lobos
Faro de Punta Martiño

Seguimos hacia el norte, acercándonos a la costa, hasta el faro de Punta Martiño. Allí aprovechamos para parar, admirar el paisaje y picar algo. En este punto empezamos la vuelta por el otro lado de la isla caminando por una pista ancha.

A cierto punto del camino aparece a nuestra derecha un sendero que indudablemente sube. Se trata de la subida hasta el mirador de la Caldera. Decidimos no perdernos la oportunidad de ir al punto más alto de la isla de Lobos aunque hay que decir que, una vez arriba, hay que poner imaginación para darse cuenta que se trata de la caldera de un volcán. Eso sí, las vistas merecen la pena.

Paisaje de la isla de Lobos. Al fondo, el mirador de la Caldera

Volvimos a bajar al sendero principal por el mismo camino y desde aquí ya acabamos de llegar hasta el puerto para regresar a Corralejo. En un día da tiempo para recorrer tranquilamente la isla de Lobos, eso sí, si además quieres tener tiempo de tumbarte en la arena y bañarte tienes que preverlo y tomar el primer barco de la mañana para que te dé tiempo a todo.

Por qué se llama isla de Lobos?

La isla de Lobos es un parque natural desde el año 1982 y no hay apenas construcciones. Tampoco se puede circular con ningún vehiculo y está muy restringida la acampada. En la isla hay algunas especies de flora endémica y es una reserva de aves

Pero el animal singular que da nombre a la isla ya ha desaparecido del lugar. Se trata de las focas monje (lobos marinos) que habitaban la isla hace unos quinientos años.

Publicado en Destinos, España, Fuerteventura, Islas Canarias y etiquetado , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *