Las dunas de Corralejo y el norte de Fuerteventura

En el cuarto día de viaje descubriendo la isla de Fuerteventura nos dirigimos hacia el norte para visitar El Cotillo y Corralejo. Pero antes no pudimos resistirnos a hacer una pequeña parada en el camino para sacar unas fotos que teníamos en mente prácticamente desde el primer día en qué aterrizamos en la isla.

En los días previos, recorriendo Fuerteventura ya habíamos visto desde la carretera algunos molinos de viento que nos parecieron de lo más fotogénicos. Pero por A o por B no nos habíamos decidido a parar en ninguno. Esta vez, pasando cerca de Lajares, lo vimos tan cerca de la carretera y tan accesible que no pudimos evitar desviarnos. Y este fue el resultado:

Antes de llegar a El Cotillo todavía hicimos otra parada. Esta vez en el faro del Tostón. La idea era que si hacía bueno buscaríamos algun rincón bonito para bañarnos y tomar el sol. Pero la verdad es que el tiempo no nos acompaña en este viaje. El día está muy nublado y sopla un viento fuerte. Así que abortamos misión y nos dirigiomos hacia el pueblo de El Cotillo.

El Cotillo

El Cotillo es un pueblo de pescadores, un poco turístico pero que conserva mucho de su encanto. El pueblo se extiende a lo largo de la costa donde se suceden varias calas consecutivas. La verdad es que la primera línia de mar está llena de restaurantes y entre una cosa y la otra se ha hecho la hora de comer.

Escogemos el restaurante El roque de los Pescadores. Pedro y Maica – nuestros amfitriones – ya lo conocen y la verdad es que comemos muy bien. Obviamente no faltan las papas arrugas pero también compartimos queso maxorero frito y un arroz negro.

A pesar de que el tiempo sigue sin ser muy bueno, por la tarde buscamos una playa donde descansar. Usamos una de las ‘fortalezas‘ que la gente del lugar suele construir para protegernos del viento. Se trata de una pequeña construcción hecha con las piedras que pueden encontrarse por la zona. La idea es crear una pequeña pared que, tumbados, nos resguarde del viento y de la arena que levanta.

Corralejo

Antes de regresar de nuevo a Puerto del Rosario nos dirigimos a Corralejo y visitamos las dunas. Realmente es una parada imprescindible. Se ha hecho tarde y está anocheciendo pero desde luego es la mejor hora para visitarlas: la luz es fantástica y por el paisaje podrías creerte, sin problema, que te encuentras en medio del desierto del Sáhara. De hecho, Pedro nos cuenta que las dunas de Corralejo han sido el escenario donde se han filmado algunas pelis ambientadas en el desierto.

El pueblo de Corralejo podríamos decir que se parece mucho al típico pueblo turístico de playa: calles llenas de tiendas de souvenirs i artículos de playa y restaurantes. Después de pasear un rato vamos a cenar a un restaurante de cocina italiana que Pedro y Maica conocen bien donde pudimos probar diferentes tipos de pasta fresca: el Cabano, se llama.

Después de visitar Puerto del Rosario y descubrir la historia de la isla; Betancuria y el centro de Fuerteventura; la península de Jandía y ahora el norte, recorriendo El Cotillo y Corralejo, ya solo nos queda un último día de viaje por Fuerteventura. Lo dedicaremos a visitar la pequeña isla de Lobos. Pero esto será al día siguiente, y os lo contaremos en el próximo post.

Publicado en Destinos, España, Fuerteventura, Islas Canarias y etiquetado , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *